Conquista de Vélez Málaga

Hoy iniciaremos el viaje en la ciudad de Vélez-Málaga y concretamente haremos una parada en la Conquista Cristiana llevada a cabo por el rey Don Fernando el Católico, que tras una serie de asedios y conquistas finalizaría con la toma del último bastión musulmán asentado en el reino nazarí de Granada.

Entender la toma de la ciudad de Vélez-Málaga viene unido a la conquista de Granada que pondría fin a la hegemonía musulmana, asentada en la ciudad de la Alhambra.

Desde que los Reyes Católicos, Don Fernando de Aragón y Doña Isabel de Castilla tomaran el poder como reyes Trastámaras y tras establecerse social, política y económicamente como Reyes Autoritarios, decidieron continuar con la Reconquista cristiana comenzada varios siglos antes, para conseguir la hegemonía religiosa de una España, que iniciaría los mejores años de esplendor y que heredaría su nieto Carlos I de España y V de Alemania, consiguiendo así un “Imperio donde no se ponía el sol”.

Para ello debían conquistar el reino nazarí de Granada, formado por Almería, Málaga, la parte oriental de Cádiz y Granada. Es así como Don Fernando y Doña Isabel en el otoño del año 1481 se encontraban asentados en las puertas de Granada, concretamente en la ciudad de Santa Fe, fundada por la misma reina para dar cobijo durante tantos años de asedio y guerra, al pueblo cristiano que la acompañaba en sus campañas de conquista, y donde decidieron establecerse en un principio en un campamento hasta que se convirtió en un hecho real, la construcción de una villa cristiana en la Vega de Granada en el año 1491, según textos de Don Luis J. García y Don Antonio Orihuela en el archivo español de arte…

 «El rey assentó su real muy ordenadamente allí [en el Gozco], a par de donde edeficó la villa de Sancta Fee, dos leguas [11.145 m] de Granada, donde continua-mente tobo más de cincuenta mili honbres de pelea, en que avía diez mili de caballo (…). Fizo el rey cercar el real muy bien, de paredes e cavas, como lo tenía por cos-tumbre en los otros cercos. E desque el real fue fortalescido, la reina e el príncipe e la infanta doña Juana vinieron al real desde Alcalá la Real (…)».

Pero no podemos olvidar que la ciudad de Santa Fe fue sede de la firma conocida en la Historia como Capitulaciones de Santa Fe, acuerdo que firma el navegante Cristóbal Colón y los Reyes Católicos, para hacer el reparto de los tesoros que se descubriesen en la conquista de las Indias y otorgar los títulos de Gobernador, Almirante y Virrey al navegante Colón. Recordar también que, en Santa Fe, unos años más tarde se firmaría la rendición de Boabdil, significando la entrega de la ciudad palatina de la Alhambra y el fin de la hegemonía musulmana.

Los reinos occidentales de las Taifas de Sevilla o Jaén se conquistaron durante los siglos XIII, sin embargo, los reinos de la parte oriental de Málaga, conocida como Axarquía no se conquistarían hasta el siglo XV.

El reino nazarí no se conquista antes por distintos intereses político-económicos, siendo el más importante el cobro de las parias (impuestos que pagaban los musulmanes a los cristianos por no ser atacados) que impuso la Corona de Castilla a los emires nazaríes: estos debían pagar una cuantiosa cantidad de dinero para impedir la invasión cristiana. Otra de las razones por las que no se conquista, sería la crisis iniciada entre Boabdil y el Zagal (tío de Boabdil) que daría pie a una guerra civil entre ellos, ya que Boabdil, ayudado por los Abencerrajes, le arrebata el trono a su tío, y con motivo de esta guerra las parias se dejan de pagar, y Castilla, alarmada, quiere imperiosamente cobrar,  y decide la expulsión musulmana, y como pretexto  utiliza el factor religioso planteando así la unificación territorial en el año 1482.

Se inicia la Reconquista a partir de la toma de la ciudad de Antequera (1410) aunque esta quedó en el olvido hasta que en 1482 se toma la ciudad de Zahara de la Sierra, cambiando así el rumbo de la Historia y será a partir de aquí cuando se inicie la Guerra de Granada y la conquista de toda la parte conocida como Axarquía.

La Conquista comienza con la toma de Alhama en 1482, seguida de la toma de Ronda en 1485,  y años más tarde se realizará la conquista de nuestra protagonista: la ciudad de Vélez-Málaga  el 27 de abril de 1487. Ese mismo año el 19 de agosto de 1487 se conquistó la ciudad de Málaga, y posteriormente Almería, culminando todo el proceso de conquista el 2 de enero, día del Nombre de Jesús en 1492 con la Conquista de Granada.

Conquista de la ciudad de Vélez-Málaga. Sillería del coro de la Catedral de Toledo (Rodrigo Alemán)
Conquista de la ciudad de Vélez-Málaga. Sillería del coro de la Catedral de Toledo (Rodrigo Alemán)

Con el inicio de la Guerra Civil en Granada entre Boabdil y el Zagal y tras las distintas conquistas a las ciudades de Alhama y Ronda por parte de los Reyes Católicos, el Zagal, sultán de Granada y con el título de “Señor de Málaga y Vélez”, ayudado con un ejército de 20.000 infantes se establece en la ciudad de Vélez Málaga, con el fin de salvar a Vélez Málaga de la conquista cristiana y mantiene entre manos un doble plan, por una parte, mandar a un infiltrado para vigilar las huestes y el asentamiento de Fernando el Católico e intentar atacar desde la Sierra y por otra parte si no funcionase el plan de ataque, volver a atacar  a la artillería que venía con el rey Don Fernando.

Mientras tanto, Don Fernando emprendió el camino a Vélez Málaga desde el río Yeguas con una moderna artillería, y escoltado por mar de una potente Armada al mando del general Arrián y por tierra apoyado por una poderosa caballería y una gran infantería. Don Fernando llegó a Vélez Málaga un lunes de Pascua del año 1487 y estableció su campamento entre las Sierras de Almijara y Tejeda y la ciudad de Vélez-Málaga, dominando así todos los frentes. La noticia de la llegada del Católico llegó a Málaga y Don Fernando no tardó en recibir la visita de dos gobernantes musulmanes malagueños, Alí Dordoux y Aben Comissa que querían negociar una redición pacífica y honrosa, viendo el gran potencial terrestre y marítimo que poseía Don Fernando y tras escuchar las victorias de conquistas conseguidas por el rey.

Mientras tanto la reina Doña Isabel, se encontraba en Córdoba cobrando impuestos que servirían para conseguir dinero para financiar la Reconquista y buscando víveres y enseres para los soldados dedicados a la causa.

Vélez Málaga fue difícil de conquistar por su orografía y lo abrupto de sus sierras, tanto fue así, que incluso el rey Don Fernando el Católico, con apoyo del Duque de Nájera y del Conde de Benavente, tuvo que participar en la afrenta, corriendo peligro su vida en uno de los ataques, aunque, afortunadamente, fue salvado por el valiente mozo de espuelas, Nuño del Águila, que murió bravamente en el combate dando su vida por salvar al rey Don Fernando el Católico. Acto éste que sirvió de punto y final en la ciudad de Vélez Málaga y que sería la última batalla donde un rey nunca volvería a ir a la cabeza del combate… Y sucedió aquí, en la ciudad de Vélez Málaga.

Comenzó el duro combate y Don Fernando derrotó a más de 800 musulmanes y otra gran parte de ellos huyeron embravecidos buscando refugio en el interior de la ciudad de Vélez Málaga, mientras tanto el Zagal viendo la derrota decidió huir por Almuñécar, desamparando a los musulmanes que quedaron en la ciudad de Vélez Málaga y que finalmente tuvieron que firmar un pacto de rendición y capitular por la Paz.

Tras pactar la rendición también se rindieron las distintas villas de Canillas, Torrox, Nerja etc… y como acto de buena fe el rey Don Fernando permitió a los musulmanes continuar viviendo en Vélez Málaga según sus costumbres, aunque les prohibió el uso de las armas.

El día 3 de mayo de 1487, día de la Santa Cruz, se firmaron las Capitulaciones y Don Fernando el Católico entró triunfante por la puerta conocida en Vélez Málaga como puerta de Granada, dando a conocer este acontecimiento a la ciudad de Vélez Málaga, como Vélez de la Cruz y nombrando Don Fernando, para su continuidad como ciudad cristiana, a los nuevos gobernantes de la ciudad y a su primer alcalde, a Don Fernando Enríquez que inició su andadura por la vida política en Vélez Málaga siendo un ejemplo de respeto entre las distintas culturas judías, musulmanas y cristianas asentadas en la ciudad.

Imagen que describe la toma del Arrabal de Vélez Málaga Claudio López, año 2018 (plumilla)
Toma del Arrabal de Vélez Málaga Claudio López, año 2018 (plumilla)

Una vez llega el mensaje de la victoria y Conquista cristiana de Don Fernando en la ciudad de Vélez Málaga y la noticia de que el leal mozo de espuelas Don Nuño del Águila ha dado su vida por el rey Don Fernando en la toma del Arrabal, la reina Doña Isabel la Católica en sumo agradecimiento a este acontecimiento, decide conceder un escudo a la ciudad de Vélez Málaga y con ello las “Armas” que debía llevar éste. Y es así como la reina Doña Isabel en septiembre de 1499 concede “sello, pendón, banderas y edificios públicos” que debería llevar siempre el escudo de armas de la ciudad de Vélez Málaga.

Escudo tapiz de la toma del Arrabal de Vélez Málaga
Escudo tapiz de la toma del Arrabal de Vélez Málaga
Imagen del escudo municipal de las Casas capitulares de Velez malaga
Escudo municipal de las Casas
capitulares de Vélez Málaga,
Sede de la Sociedad
Económica amigos del país.

 

 

 

 

 

 

SABÍAS QUE……

el mozo de espuelas Nuño de Águila fue enterrado con solemne honor, en la Mezquita, que después fue reformada por petición de los Reyes Católicos, en ermita cristiana consagrada a San Sebastián, situada en Vélez Málaga.  La Ermita era sencilla, de una sola nave y de planta basilical, de la que hoy solo quedan algunos arcos de medio punto y unos pocos muros que nos invitan a imaginar la historia que hubo entre ellos …

Pero…Y si… ¿no es ninguna causalidad el nombre de ermita de San Sebastián?, ¿y si fue un nombre dado y bastante meditado por la reina?. Doña Isabel le dio este nombre a la ermita quizás en agradecimiento a San Sebastián por el milagro de la salvación del rey Don Fernando en Vélez Málaga, pues era el mismo nombre que compartía con la ermita de San Sebastián de Granada, antigua rabita construida en 1218 y que posteriormente se utilizó para el culto cristiano consagrado a San Sebastián,  y que vivió de primera mano el otro milagro para la reina Isabel la Católica, y es que la Ermita granadina de San Sebastián se sitúa en el lugar donde Boabdil entregó el día 2 de enero de 1492 las llaves de la ciudad de Granada a los Reyes Católicos.

Es por ello que San Sebastián fue un nombre muy pensado y meditado por la reina y desde aquel momento ambas ermitas, una situada en Vélez Málaga y otra situada en Granada se hermanaron para siempre, al ser consagradas por petición de la reina Doña Isabel a San Sebastián, que al igual que Don Fernando el Católico, también fue soldado y jefe de la guardia pretoriana romana, mártir y santo venerado durante la Edad Media que nunca renunció a su fe cristiana.

Imagen de la Ermita granadina de San Sebastián
Ermita de San Sebastián en Granada
Ermita de San Sebastián en Vélez Málaga
Ermita de San Sebastián en Vélez Málaga

2 comentarios en “Conquista de Vélez Málaga”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *