Templo de Debod

Efectivamente querido lector, si estabas pensando en el Templo egipcio de Debod situado en Madrid, concretamente en la montaña del príncipe Pío, estas en lo cierto.

Suena tal y como es, es algo maravilloso…… poder viajar al enigmático mundo egipcio sin salir de España. Pero… ¿cómo llega a España un templo egipcio?

El templo de Debod se situaba en la región de Nubia (actualmente entre Egipto y Sudán) y formaba parte de distintos santuarios que llevaban hasta la Isla de File.

Tras la decisión de la construcción de la presa de Asuán, muchos templos de la Baja Nubia, , como es el caso del conocido Templo de Abu Simbel o nuestro protagonista de hoy el Templo de Debod,  quedaron anegados por el agua y fue necesario salvarlos, es por ello, por lo que la Unesco comenzó una “Campaña de Salvamento de los Monumentos de Nubia” , ante esto el gobierno egipcio como agradecimiento a este gesto, decidió donar algunos de estos templos a los países que colaboraron en la recuperación de los mismos.

España junto a otros países colaboraron en la ayuda y recuperación de los santuarios y es así como el gobierno egipcio decide la donación del templo de Debod a España.

En el año 1960 comenzó a desmontarse el Templo de Debod en Egipto para viajar a la ciudad de Madrid, su llegada se fecha en 1970 instalándose en el antiguo solar del Cuartel de la Montaña y finalmente será en 1972 cuando abra sus puertas para el deleite de todos los enamorados del mundo egipcio.

¡Qué suerte tener un trocito de Egipto tan cerquita!

templo de debod3
Templo de Debod
Templo de Debod
Templo de Debod

Pasear por sus distintas dependencias es un lujo a los sentidos, pero te quiero invitar a que disfrutes de unos de los poemas que podemos encontrar en una de las capillas laterales en el remate de uno de los pilonos de templo…..

“Behedeti, dios grande, señor de los cielos, de plumaje multicolor. El que surge del horizonte, primero de…, que da la vida eternamente”.

Eterno es nuestro protagonista de hoy y ahí permanecerá esperando nuestra visita.  ¡Os invito a visitarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *